domingo, 20 de enero de 2008

Bruselas desvelará el miércoles las obligaciones de cada país para luchar contra el cambio climático

Recortar las emisiones de CO2 en un 20% antes de 2020 o ampliar y reformar el sistema de comercio de emisiones, entre las cinco grandes propuestas de la Comisión Europea

La Comisión Europea (CE) dará a conocer el próximo miércoles uno de los paquetes legislativos más ambiciosos y polémicos elaborados hasta ahora a nivel comunitario y que fijará los compromisos que cada país de la Unió Europea (UE) deberá asumir para combatir los efectos del cambio climático en la próxima década.

Entre otras cuestiones, el paquete concretará el esfuerzo que la industria de cada Estado miembro tendrá que llevar a cabo después de 2012 para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero y aumentar el uso de las energías renovables.

Los detalles de la nueva estrategia europea sobre energía y cambio climático los dará a conocer el día 23 el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, quien ha dejado claro que va a mantenerse firme en su objetivo de transformar Europa en una economía respetuosa con el medio ambiente.

Gobiernos e industria, descontentos con las medidas

En las últimas semanas, coincidiendo con la preparación de este dossier, la Comisión ha recibido enormes presiones por parte de gobiernos e industria que han alertado de que los planes de Bruselas pueden poner en peligro la economía de los Veintisiete e incitar a muchas empresas a trasladarse a terceros países.

Fuentes diplomáticas españolas han señalado que la citada estrategia será uno de los principales asuntos en la agenda política de los Veintisiete en 2008 y probablemente también en los próximos años. Las mismas fuentes han indicado que se trata una de las propuestas más complejas de la Comisión desde hace mucho tiempo y han augurado que las negociaciones serán "largas y muy complejas" y que podrían terminar sin un acuerdo.

Propuestas desarrolladas a partir de la reunión de Bali

La estrategia que se presentará el miércoles se estructura en cinco propuestas que pretenden hacer realidad los objetivos asumidos por la UE el pasado año contra el calentamiento global, empezando por el compromiso unilateral de recortar las emisiones de CO2 al menos en un 20% antes de 2020.

El borrador de propuesta prevé que la reducción de las emisiones se fije en función del PIB por habitante, por lo que los países ricos tendrán que recortar considerablemente sus emisiones mientras que los menos desarrollados (los nuevos socios del Este) podrán, en algunos casos, hasta aumentarlas. España sale bastante beneficiada en ese reparto, según fuentes comunitarias.

Otra de las propuestas más relevantes es la que servirá para ampliar y reforzar el sistema europeo de comercio de emisiones en el que participan desde 2005 instalaciones industriales de toda la UE, lo que conllevará la inclusión de nuevos sectores (la industria química, la del aluminio y las refinerías de petróleo) y de nuevos gases de efecto invernadero.

Además, en el futuro, se pretende que los permisos que se reparten entre las instalaciones para poder emitir CO2 dejen de ser gratuitos y tengan que ser subastados, lo que según fuentes comunitarias mejorará la eficacia del sistema.

Energías renovables y biocarburantes

Bruselas presentará además un documento que fijará la cuota de energías renovables y de biocarburantes que cada Estado deberá asumir hasta 2020, algo que exigirá grandes esfuerzos a la mayoría. La Comisión tomará como referencia 2005 para fijar la cuota por país y propondrá la creación de un sistema de comercio europeo de títulos de energía renovable, idea a la que se oponen España y Alemania ya que temen que tal mecanismo ponga fin al esquema público actual de fomento de la energía eólica y solar.

Se dará a conocer asimismo una propuesta para establecer un marco jurídico para la captura y almacenamiento de CO2, tecnología en la que Alemania y el Reino Unido están muy interesados.

Por último, la CE presentará una decisión que propondrá aumentar las ayudas públicas que los países miembros pueden conceder a las empresas para contribuir a la reducción de las emisiones contaminantes.

http://www.adn.es

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Para aquellos que quieran saber más sobre el comercio de emisiones, quizás este documental que anliaza el mercado global de emisiones y sus repercusiones les sea de interés.

Los Vínculos del CO2:
Dos comunidades afectadas por un nuevo mercado mundial: el comercio de dióxido de carbono. En Escocia, una ciudad padece la contaminación de las industrias petrolíferas y químicas desde los años cuarenta. En Brasil, una comunidad ve cómo sus tierras y aguas desaparecen paulatinamente bajo el avance implacable de los monocultivos de eucalipto. Ambos pueblos están ahora unidos por una misma amenaza. En virtud de un acuerdo global para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que contribuyen al cambio climático, las grandes industrias contaminantes, en lugar de tomar medidas reales, pueden comprar créditos de derechos de emisión que les permiten pagar a otro para que reduzca emisiones. Para los que viven junto a la industria petrolífera en Escocia, esto supone que se perpetúe la contaminación provocada por sus vecinos tóxicos. Mientras tanto, en Brasil, los programas que generan estos derechos de emisión proporcionan a las grandes empresas una inyección económica para seguir plantar eucalipto.
Las dos comunidades están ahora vinculadas por la pesada carga que les impone el nuevo mercado de emisiones. Los vínculos del CO2 sigue la historia de dos grupos de personas de ambas comunidades que aprendieron a utilizar una cámara y realizaron su propia película sobre lo que significa vivir con las consecuencias de este letal mercado. Desde problemas de salud mental en Escocia a la pérdida de plantas medicinales en Brasil, las dos comunidades descubren multitud de interconexiones.

http://www.tni.org/detail_page.phtml?&lang=sp&page=carbonconnection&lang_help=sp

Jose dijo...

Aquí hay otro foro interesante:

http://www.forocambioclimatico.com

Saludos.