jueves, 24 de enero de 2008

La CE acuerda recortar las emisiones de CO2 e impulsar las energías renovables

Durao Barroso cifra en 3 euros por ciudadano europeo y semana el coste estimado de las medidas propuestas para hacer frente al cambio climático
La Comisión Europea (CE) ha aprobado hoy su paquete de medidas para hacer frente al cambio climático, que incluye planes para recortar las emisiones de CO2 e impulsar el uso de las energías renovables y de los biocombustibles.

El presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso, ha asegurado ante el Parlamento Europeo que estos planes -que en los últimos días han recibido duras críticas de la industria europea- mostrarán "cómo una economía moderna puede diseñarse para responder al desafío" del cambio climático.

En su intervención, Barroso ha cifrado en tres euros por ciudadano europeo y semana el coste de las medidas propuestas, que el Ejecutivo comunitario aprobó hoy por consenso de todos los comisarios.

"Es cierto, van a tener un coste, pero es un coste asumible, y tenemos que compararlo con el coste que tendría no hacer nada", ha declarado Barroso ante los eurodiputados.

Según el presidente de la Comisión, si la UE no emprende un plan ambicioso de reducción de las emisiones de efecto invernadero, el coste para los europeos sería de 60 euros por persona a la semana, más de veinte veces superior.

Barroso ha incidido además en la "oportunidad" que la transición hacia una economía baja en emisiones supone para Europa y para su industria.

En este sentido, ha asegurado, por ejemplo, que el sector de las energías renovables traerá como mínimo un millón de empleos en la UE en 2020, según los cálculos de la CE, y que el liderazgo comunitario en la lucha contra el cambio climático permitirá a la industria europea ser competitiva.

En cualquier caso, ha reconocido que "puede haber sectores en los que la reducción de las emisiones tenga un impacto real en su competitividad respecto a compañías de países que no hacen nada".

Seguridad para las empresas


Por ello, se ha comprometido a dar "seguridad legal" a las empresas y ha afirmado que "no tiene sentido ser duros en Europa si simplemente logramos trasladar la producción a países que permiten emitir libremente".

"No queremos exportar nuestros puestos de trabajo a otros países", ha zanjado Barroso, en una frase recibida con una gran ovación de los eurodiputados.

Así, ha asegurado que si no hay un acuerdo internacional post-Kioto, la UE buscará fórmulas para imponer a los importadores de terceros países requisitos medioambientales similares a los de sus competidores europeos.

Además, ha confirmado que las industrias con gran consumo energético -como la siderurgia- no tendrán que pagar por los permisos de emisiones, algo que sí tendrán que hacer otros sectores según la propuesta de Bruselas.

Barroso ha destacado también que la apuesta por la reducción de emisiones y las fuentes renovables contribuirá a garantizar la seguridad del suministro energético y a evitar ser dependientes de "regímenes que no son nuestros amigos".

Las propuestas de la CE son una "hoja de ruta" para alcanzar los objetivos aprobados por los jefes de Estado y de Gobierno en marzo del pasado año de cara a 2020: reducir las emisiones de CO2 en un 20 por ciento respecto a los niveles de 1990, lograr que las energías renovables representen el 20 por ciento del consumo total y que el 10 por ciento de los carburantes proceda de biocombustibles

http://www.adn.es

1 comentario:

Jose dijo...

Aquí hay otro foro interesante:

http://www.forocambioclimatico.com

Saludos.